Blanqueamiento dental, ¿en qué consiste?

Blanqueamiento dental, en qué consiste


El blanqueamiento dental es un tratamiento de odontología estética que tiene por objetivo eliminar las manchas dentales y hacer que la dentición adquiera una tonalidad más blanca y brillante.


No cabe duda que tener una bonita sonrisa aumenta la autoestima, mejora la calidad de vida y nos ayuda a ser más felices. Cuidar de nuestra boca es algo sencillo pero requiere dedicación y constancia, por ello recomendamos seguir una rutina de limpieza que sin duda ayudará a mantener nuestra boca sana  y  el blanco natural de nuestros dientes.


Tipos de blanqueamientos


Existen, principalmente, dos tipos de blanqueamiento:



  • Blanqueamiento interno: se realiza en dientes no vitales (endodonciados). Consiste en varias sesiones según el color del diente y el criterio profesional. Además, puede ser completado con el blanqueamiento externo.

  • Blanqueamiento externo: este es el más común. Se aplica el producto blanqueante en la cara externa de los dientes. Este tratamiento puede ser combinado con blanqueamientos en la clínica (supervisados por el odontólogo) y en casa. Para este último se confeccionan unas férulas a medida y se entrega al paciente un kit blanqueador previa explicación del procedimiento y con controles periódicos para supervisión.


Los resultados del blanqueamiento dependen de muchos factores: hábitos, color natural de sus dientes, las causas de la decoloración… Hay que tener en cuenta que existen limitaciones a la hora de blanquear los dientes y por eso es importante seguir las recomendaciones del odontólogo tras el tratamiento.


Recomendaciones sobre el blanqueamiento dental


Una de las recomendaciones principales a la hora de realizar un blanqueamiento dental es llevar a cabo una limpieza bucal antes del tratamiento. De esta forma, se eliminará la placa bacteriana, manchas externas y se logra una mayor eficacia del tratamiento blaqueante.


Asimismo, otro punto importante a tener en cuenta es el de la comida, pues puede manchar el esmalte una vez realizado el tratamiento y afectar al resultado final. Por ello, es importante seguir una ‘dieta blanca’, con alimentos que no tiñen durante los días que dure el tratamiento y hasta 15 días después de finalizarlo. Entonces, ¿qué alimentos se deben comer tras un blanqueamiento dental?


Alimentos orientativos a evitar tras el blanqueamiento:



  • Té, café, vino tinto, vino rosado, bebidas alcohólicas, zumos de frutas, salsa de tomate, salsa de soja, curry, azafrán, cúrcuma, chocolate, fresas, arándanos, frambueas, zanahoria, remolacha, jamón serrano, lomo, salchichón, chorizo, alubias, lentejas, pimiento, Y por supuesto, no fumar.


Alimentos aptos tras un blanqueamiento dental



  • Pollo, pescado, papas, pasta, avena, leche, bebidas gaseosas (mientras sean de color transparente), vino blanco, manzanas, pera, plátano, queso, coliflor, yogurt, cebolla...etc.


Si quieres saber más sobre este tratamiento, no dudes en consultarnos. Estaremos encantados de resolver tus dudas y ayudarte a conseguir una sonrisa más sana y bonita.

  • 04-06-2021