El Bruxismo

El Bruxismo

El bruxismo es un hábito que afecta la salud bucodental de entre un 10% y un 20% de la población.
Es el término que define al rechinar de los dientes durante la noche o el día cuando se aprieta los dientes inferiores contra los superiores, moviéndolos de adelante hacia atrás y viceversa. Es algo que suele ocurrir de forma inconsciente.

Hay dos tipos de bruxismo: 
Céntrico, que hace referencia al hábito de apretar los dientes lo que puede acarrear tensión, dolor en mandíbula, cabeza, cuello y oído.
Excéntrico, desgaste de las piezas dentales causado por rechinar o frotar los dientes, lo cual puede acarrear algunos problemas dentales e incluso la pérdida del esmalte dental.

La ansiedad y el estrés son factores principales de esta dolencia.
No suele tratarse con medicamentos, sino que se destinan ejercicios a aliviar el dolor y los síntomas e intentar eliminar la causa.
Normalmente se utiliza una férula de descarga personalizada para la dentadura de cada paciente. Y los problemas suelen desaparecer con el uso de esta. En casos muy extremos se usan diferentes recursos como rehabilitación, Botox, etc.


 





Los síntomas principales del bruxismo son:

1. Dolor de mandíbular, oído, cuello y cabeza.
Durante la noche se suele apretar la mandíbula con una presión que en ocasiones puede superar el 40% de lo habitual. Este es, sin duda, el motivo principal por el que puedes levantarte con dolor de oídos o de cabeza.

2. Tensión mandibular.
Si estás apretando los dientes durante gran parte del día de forma inconsciente, al cabo de muy poco tiempo comienzas a notar una gran tensión en la zona mandibular provocada por una alteración de sus músculos que provoca mucho dolor.

3. Desgaste de los dientes.
Cuando padeces bruxismo se puede tener sensibilidad al cepillado y la toma de alimentos fríos/calientes debido a la pérdida del esmalte que deja expuesta la dentina a los estímulos mecánicos de un cepillado o a los térmicos de la alimentación.

4. Problemas en la ATM
Los problemas en la articulación temporomandibular (ATM) suceden cuando esta no trabaja correctamente. La ATM es la responsable del movimiento entre la mandíbula inferior y el maxilar superior. Los síntomas de su alteración pueden ser fuertes dolores, tanto en la cabeza como en los oídos, una gran presión debajo de los ojos y molestias en los músculos mandibulares si tu mandíbula se encaja o realiza una especie de clic al abrir o cerrar la boca o si notas que los dientes encajan de una forma distinta.

Por todo esto es muy importante acudir a revisiones periódicas con tu dentista de confianza, sobre todo cuando existe dolor mandíbular, ya que lo que piensas que es un simple dolor o sepas directamente que es fruto de la tensión, puede derivar en un desgaste importante de piezas dentales.


Si tienes cualquier duda y necesitas información sobre el tratamientos de bruxismo, en Dental Triana estamos a tu servicio para asesorarte y resolver todas tus dudas.

  • 09-11-2020