• 928 36 45 49
  • 630 97 10 17 (sólo llamadas)
  • info@dentaltriana.com

Retracción Encías

Recesión gingival es como llamamos al fenómeno por el cuál las encías se retraen desplazando su posición ideal en el cuello del diente hacia una posición que deja ver la raíz del mismo. Esto tiene una serie de consecuencias en cascada que aceleran el deterioro y el pronóstico de dicho diente por norma general


A nivel estético generan un defecto importante ya que los dientes parecen más largos. La encía suele verse más inflamada y sangrante, el color del diente parece cambiar ya que la raíz del diente es más oscura que la corona, aparición de mayor sensibilidad dental ya que la raíz es más permeable a los estímulos externos, predisposición a la caries en esas zonas menos protegidas, así como el desgaste (abrasión) por causas mecánicas como el cepillado. De manera que es frecuente ver dientes con retracción de encías cuya superficie está desgastada en exceso.


Las causas de la Recesión gingival son variadas y normalmente se encuentran relacionadas entre sí:


Cepillado traumático. Algunos pacientes realizan su higiene oral con cepillos dentales duros o en mal estado y aplican una fuerza excesiva al cepillarse. Esto daña los tejidos, produciendo una inflamación que en el tiempo se traduce en pérdida de encía y hueso.

Gingivitis y Periodontitis no tratadas. La inflamación constante de los tejidos debido al acumulo de placa bacteriana tiene como resultado una retracción gingival.

Ortodoncia. Algunos movimientos de ortodoncia en pacientes con encías delgadas pueden provocar recesiones. Esto puede prevenirse engrosando el tejido antes de realizar el tratamiento.

Malposición dentaria. Los dientes que erupcionan por fuera del reborde alveolar suelen presentar retracción de la encía

Bruxismo. Es un agente causal indirecto de la retracción gingival pero cuya influencia afecta mucho al pronóstico.


En cuanto al tratamiento de este tipo de lesiones, siempre teniendo en cuenta que la mejor arma es la prevención, lo primero será tratar de eliminar el factor causal. Después podemos tratar la recesión con Cirugía Plástica Periodontal o tratar de devolver al diente el tejido gastado mediante técnicas adhesivas.