• 928 36 45 49
  • 630 97 10 17 (sólo llamadas)
  • info@dentaltriana.com

Causas de desgaste de los dientes

1.-BRUXISMO
Es un hábito parafuncional que puede ser nocturno y/o diurno que se caracteriza por el excesivo apretamiento de los dientes. En un paciente normal, el contacto entre los dientes superiores e inferiores en un día es como mucho de 20 minutos en total. Sólo debería ocurrir al deglutir o tragar saliva, a parte de durante la masticación. El bruxismo puede presentarse como apretamiento en posición central o como rechinamiento continuo lateralmente, produciendo ruidos por fricción.


Cuando se presenta este hábito durante el sueño puede resultar que  la mayor parte del tiempo que debiera ser de descanso haya contacto, no consiguiéndose el relax necesario para un correcto reposo. Además, la presión puede aumentar doblándose o triplicándose en intensidad por lo cual los dientes naturales y  las restauraciones (porcelana, metal, resinas) terminarán deteriorándose o rompiéndose. Esta situación también se puede presentar durante el día aún sin darnos cuenta, pues es un hábito subconsciente. Puede ser detonado por situaciones de estrés y ansiedad pero también puede ser el resultado de un hábito adquirido que no se ha controlado.


Una de las causas principales del bruxismo es la mala posición de los dientes (no engranan los superiores con los inferiores correctamente) y por problemas de respiración en la niñez (rinitis alérgica, tabique desviado, cornetes inflamados, amigdalitis y adenoiditis), respiración bucal en los niños, restauraciones altas (coronas, resinas, amalgamas o puentes), tratamientos ortodónticos iatrogénicos (mal realizados), problemas en la articulación de la mandíbula (golpes, diferencia de la mordida de noche y la del día), erupción cordales sin espacio,…


Las consecuencias pueden ser muchas ya que se satura todo el sistema masticatorio:



  • Rotura o desgaste de los dientes, y los tratamientos hecho sobre ellos, prematuramente

  • Daño a los sistemas de retención de los mismos (ligamento periodontal) ocasionando movilidad de los dientes

  • Sobrecarga de la musculatura de la masticación, dando lugar a contracturas que pueden ir más allá del área bucal, dolores de cabeza, alrededor de los ojos  y puntos dolorosos en las mejillas, cansancio o fatiga al masticar

  • Deterioro de la Articulación que a medio plazo puede resultar en subluxaciones o desviaciones del menisco y a largo incluso en artritis o artrosis.


 


2-.REFLUJO GASTROESOFÁGICO: EROSIÓN
Este es un padecimiento producido por la subida del contenido gástrico después de ingerir alimento.


Sus causas son diversas: esfínter esofágico inferior relajado o hipotensivo (válvula del estómago laxo que no sella el retorno del alimento por lo que el alimento regresa hasta la boca), aumento de la presión intraabdominal, trastornos como la bulimia o las náuseas/vómitos de repetición, …


Las consecuencias de esto es que el ácido del estómago regresa a la boca disolviendo el esmalte de los dientes, sobre todo los posteriores que son los que más contactan este liquido sobre todo en la posición de acostado boca arriba (durante el sueño). Por esta razón algunos pacientes tienen irritación de la garganta al levantarse en la mañana. Estudios científicos indican que un 30 % de los pacientes con desgaste dental tiene una combinación de factores además de ácido por reflujo.


CONSUMO EXCESIVO DE ÁCIDOS


Esto provoca también un patrón de desgaste prematuro y acelerado,  sobre todo en pacientes que habitualmente consumen comidas/bebidas de pH muy bajo: refrescos, bebidas energéticas, limón y otros cítricos, vinagres, etc.


 


3.-MUESCAS EN EL CUELLO DE LOS DIENTES  Y RETRACCIÓN DE ENCÍAS 
El cuello del diente puede presentar muescas sin caries o en pocas ocasiones cariosas (ranuras horizontales cerca de la encía) que son generadas principalmente por dos causas:


El exceso de presión continuada sobre las caras masticatorias de los dientes (bruxismo) que debilita el esmalte de la zona del cuello dental (la que posee los prismas de esmalte más débiles y finos) que se desprenden. Lo que se conoce como ABFRACCIÓN.


El cepillado dental con cepillos demasiado duros o con técnica muy agresiva produce el desgaste exagerado de los cuellos de los dientes y la retracción de las encías que se ven así agredidas. Una vez perdida la capa fina de esmalte, la destina subyacente, más blanda, se va a desgastar mucho más rápido:  ABRASIÓN.


 


4-.RESTAURACIONES DE ELEVADA ABRASIVIDAD EN CONTACTO OPUESTO CON DIENTES NATURALES


5.-RESTAURACIONES ALTAS (CORONAS, AMALGAMAS, RESINAS, PUENTES)
En ocasiones ciertos tratamientos dentales incorporan contactos inadecuados a la mordida. Con el tiempo se crea una modificación en el patrón neuromuscular que puede provocar la adquisición de hábitos como bruxismo o rechinamiento para eliminar dicho contacto que subconsciente o conscientemente el sistema masticatorio quiere eliminar. El problema estriba en que el desgaste se produce en todos los dientes con contacto.


 


6.-HÁBITOS (MORDER LÁPICES, UÑAS, LABIOS, EMPUJAR LA LENGUA HACIA ADELANTE)


Para mantener una salud general necesitamos dientes sanos para masticar los alimentos, presentarnos estéticamente ante los demás, pronunciar bien. Arreglar estos problemas nos evitará consecuencias a nivel general de salud además que ahorraremos dinero en tratamiento dental. Porque finalmente una dentición desgastada y restauraciones desgastadas requieren de reparaciones a veces algo costosas. Por último, el limón y el chupar cítricos como la naranja o sustancias ácidas crean desgaste en toda la superficie del diente.